EMOCIONES, EMPATÍA Y UN POCO MÁS

“Todos tenemos situaciones difíciles en nuestra vida, es por ello que debemos ser empáticos con el alumno, indagar si está atravesando por un momento difícil que distrae su mente que le impide estar al cien en su salón de clases”.

Anuncios

Hablar de diversidad en la escuela secundaria es un tema que nos remite a otros conceptos como la inclusión, el respeto a las diferencias físicas, étnicas, sexuales y de comportamiento, en la presente reflexión me centraré precisamente en aquellas diferencias que tienen que ver con la manera en que el profesor desarrolla sus clases ante un grupo diverso, esta actuación está enfocada en resaltar la manera en que los docentes valoran o no el manejo de las emociones en sus alumnos como aspecto indispensable para un aprendizaje óptimo de los alumnos.

Las presentes reflexiones son producto del resultado de las entrevistas etnográficas realizadas a algunos de mis compañeros de trabajo y a otros procedentes del mismo nivel educativo pero de diferentes contextos, esto con el objetivo de trabajar con la diversidad de escuelas, alumnos y docentes; el objetivo de mis entrevistas fue descubrir si los profesores desde su papel como integrantes de la comunidad investigada consideran que las emociones de nuestros alumnos merman su desempeño académico.

Desde mi perspectiva las emociones son un factor indispensable que debemos atender en nuestros alumnos debido a que merman su desempeño académico, aseveración que considero como válida debido a mi experiencia profesional en la que la mayoría de mis alumnos con problemas académicos presentan problemas de corte emocional al ser jóvenes abandonados, provenientes de familias disfuncionales, inmersos en una dinámica familiar de violencia, necesidades económicas, violación, ira o abandono.

A continuación, enlistaré una serie de afirmaciones en la que los compañeros entrevistados demuestran cómo deliberadamente y en otras ocasiones de manera inconsciente (ellos mismos establecieron la reflexión) atienden las emociones de sus alumnos en su salón de clases.

“En la secundaria necesitas estar muy cerca de tus alumnos pues estas trabajando con adolescentes, ellos atraviesan una etapa muy difícil en la que están cambiando desde sus aspectos físicos como sus emociones y comportamientos”.

“Lo primero que hago al llegar a mi salón de clases en un día normal es saludar a mis alumnos y les pregunto cómo están, creo que es muy necesario saber cómo se sienten porque cuando identifico alguna molestia puedo hacer algo para invitarlo a dejar a un lado a su problema y a que se concentre en el trabajo del día, es una manera de manifestarle mi apoyo”.

“Considero que debemos establecer con nuestros alumnos una relación de confianza ya que esta es un factor que te permite un acercamiento especial con tu alumno, de esta manera empezará a verte como una persona cercana a él, cuando el alumno se siente así su trabajo es más fluido y no teme a preguntar cuando tiene dudas”.

“Todos tenemos situaciones difíciles en nuestra vida, es por ello que debemos ser empáticos con el alumno, indagar si está atravesando por un momento difícil que distrae su mente que le impide estar al cien en su salón de clases”.

Por otra parte, un dato interesante que me gustaría rescatar es la importancia que los maestros le dan al perfil de egreso de la educación secundaria en donde menciona que el alumno al egresar debe ser un ciudadano empático, en este sentido, si tomamos la definición rigurosa de la Real Academia de la Lengua Española, la palabra empatía significa “participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona”, es así como en el afán de lograr este perfil de egreso los maestros se vuelven empáticos con sus alumnos para educarlos con el ejemplo, esta situación defiende mi idea sobre la cual quiero desarrollar mi investigación, para ello citaré los siguientes ejemplos de la investigación realizada.

“La forma de trabajar con mis alumnos rompe los esquemas o paradigmas establecidos sobre lo que es un maestro y la manera que debe enseñar, yo por ejemplo rara vez vengo de vestir a la escuela, soy más relajado sin permitir la indisciplina, me pongo al nivel de mis alumnos, les hago saber que en mi clase no solo vamos a aprender sino también a relajarnos, divertirnos y hasta bromear”.

“Los maestros debemos dejar de ser como los de antes, la rigidez es buena pero los alumnos aprender mejor cuando te vuelves empáticos con ellos, debemos ser buena onda (así nos dicen nuestros alumnos) eso genera una actitud positiva de ellos hacia nosotros, el ambiente se vuelve más tranquilo y el trabajo fluye en orden”.

Otro aspecto importante que le da validez a mi idea de la importancia del manejo de las emociones en nuestros alumnos para un mejor desarrollo de sus aprendizajes, es los resultados obtenidos cuando cuestioné a los entrevistados sobre la importancia de crear ambientes de aprendizaje propicios; resumiendo las respuestas de los maestros entrevistados puedo asegurar que, al hacerlo, siempre se toma en cuenta las emociones de los jóvenes y las de nosotros mismos como docentes.

“En un día normal de clases cuando doy indicaciones a mis alumnos siempre les pido de favor las cosas, nunca les exijo y cuando cumplen con un objetivo les agradezco el hecho de que lo hayan conseguido, por otra parte, cuando un alumno no está trabajando o presenta una conducta impropia le levanto la voz o cambio el tono de la mismo para reprenderlo”.

Con la afirmación anterior podemos darnos cuenta como los docentes en ocasiones apelamos o remitimos a las emociones para educar, de tal forma que cuando elevamos la voz hacemos que el alumno recuerdo lo que le produce emocionalmente una voz elevada como cuando papá o mamá lo regañan, de igual manera cuando se le agradece o piden de favor las cosas su mente remite a las acciones positivas de reforzamiento de un estímulo afectivo bueno como lo es la gratitud y el respeto.

Creo que uno de los puntos medulares de mi entrevista fue cuando cuestioné a los maestros sobre su capacidad de reconocer sentimientos o emociones en sus alumnos como la tristeza, el dolor, la soledad, la necesidad de cariño, el abandono, el miedo, la frustración, el abuso y la rabia con solo mirar sus rostros, observarlos o percibir sus posturas corporales; los resultados fueron los siguientes.

A lo anterior los docentes coincidieron que se consideraban aptos para identificar estas emociones y que ellas se traducían en miradas bajas, aislamiento, mirada dispersa, descuido en el aseo personal, nervios, ansiedad, comezón en la cabeza, voz elevada, berrinches, vagancia excesiva o marcas en algunas partes de su cuerpo como rayas, moretones, uñas comidas y ojos apagados.

Aunado a ello se les preguntó que cuando identificaban estas situaciones cuáles eran las acciones que implementaban y todos coincidieron que cuestionaban a sus alumnos sobre lo que les pasaba y los resultados más significativos fueron los siguientes.

“Cuando identifico estas situaciones les pregunto a mis alumnos que sucede, muchos de ellos se quedan cayados y aseguran que todo esté bien, pero bajan la cabeza, creo que les da pena admitir que algo pasa por sus cabecitas”.

“Me ha tocado un par de ocasiones descubrir estas emociones en mis alumnos y cuando les pregunto qué sucede me he llegado a sorprender, basta que toque su hombro, agarre su espalda o los mire fijamente para que terminen en llanto, es este momento cuando debemos intervenir y buscar ayuda para el alumno, sin lugar a dudas es un niño que eta gritando por apoyo”.

Finalmente me gustaría transcribir una de las preguntas que realicé a los profesores entrevistados, ¿me podrías describir un caso en el que tus alumnos experimentaron falta de aprendizaje por el mal manejo de sus emociones?, las respuestas fueron variadas, mientras que algunos compañeros manifestaron no haberse topado con este tipo de  situaciones, hubo otros que recordaron casos específicos en los que tuvieron alumnos cuyo aprendizaje se vio mermado por la situación emocional por la que atravesaban.

“El año pasado tuve una alumna que en primer año era excelente, en segundo su promedio y actitud descendió considerablemente, la empecé a ver triste y sin ganas de trabajar, cuando me acerqué a ella para preguntarle que sucedía me di cuenta que sus papás se acaban de separar en malos términos y tuvo que irse a vivir con su abuelita, sin embargo ella extrañaba su dinámica familiar anterior, aunado a ello un hermano de ella había fallecido y se sentía muy deprimida; ante esto me vi en la necesidad de buscarle ayuda, la cambié a un lugar más cercano al mío y platiqué con ella, de igual manera la canalizamos con un especialista y hoy vuelve a ser esa niña sobresaliente”.

Para concluir me gustaría cerrar la siguiente entrada con una reflexión, después de haber analizado los casos anteriores considero que los maestros aunque al principio cuando fueron cuestionados sobre el impacto que tienen las emociones en el desempeño académico de nuestros alumnos aseguraron que no era relevante para ellos, con el transcurso de la charla se dieron cuenta que de manera inconsciente valoran mucho este aspecto y lo toman en cuenta, sin embargo consideran necesario recibir una adecuada capacitación para atender este tipo de situaciones en sus alumnos pues aunque hacen su máximo esfuerzo creen que estos asuntos son delicados y de suma importancia.

 

 

2 respuestas a “EMOCIONES, EMPATÍA Y UN POCO MÁS

  1. Hola Luis Ramón, ¿cómo estás?

    Me agradó leer que estás encontrando tu tema-problema.
    El objetivo de tu entrevista es muy claro, y parece (sin afirmar todavía) que los maestros logran reconocer la necesidad de las emociones en la docencia.

    Además, la forma en la que presentas la información se perciben ciertas categorías. Por ejemplo: las emociones de los docentes- las emociones de los estudiantes. El uso de emociones como estrategia didáctica, despertar emociones, emociones concretas (confianza, tristeza, etc.).

    Muy buen trabajo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s